12 y 13 de Septiembre de 2016, La Habana, Cuba

La Música como instrumento para la  integración y desarrollo de las industrias creativas iberoamericanas

Durante dos días se reunió en La Habana un Comité de Expertos convocados por la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), provenientes de la mayoría de los países miembros de la alianza de países. A esta sesión fuimos profesionales de las distintas áreas de la cultura y la economía creativa, siendo quien redacta esta líneas, el único chileno presente.

El principal motivo de la reunión ha sido comenzar con los trabajos para la redacción del “Plan Estratégico para el Fortalecimiento de las Industrias Culturales y Creativas de Iberoamérica”, documento que propone reunir la experiencia y consejo de este grupo de expertos globales con los desafíos declarados por los Ministerios de Cultura de todo el continente para el fortalecimiento de la Política Pública asociada al desarrollo de esta área.

 

Es importante destacar que este encargo nace de la declaración derivada de la XXIV Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno celebrada en Veracruz, México el 8 y 9 de Diciembre del 2014 bajo el lema “Educación, Innovación y Cultura en un Mundo en Transformación”, donde se encomendó a la SEGIB, en coordinación con los países miembros el diseño e implementación de un plan para fortalecer a las industrias culturales y creativas iberoamericanas, promover la colaboración entre empresas del sector y su participación en proyectos conjuntos y dotarlas de nuevos esquemas de financiamiento y con ello fomentar la circulación e intercambio de bienes y servicios culturales. Asimismo, promover la implementación de las cuentas satélite de cultura en la región como instrumento innovador de medición de la contribución de la cultura a la economía nacional.

Posteriormente, durante la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de Iberoamérica, celebrada en diciembre 2015 en Cartagena de Indias, Colombia, se desarrolla el Plan de Acción Cuatrienal de la Cooperación Iberoamericana 2015-2018 (PACCI), el que determina además de la creación de este comité y el diseño del mencionado plan estratégico, el “diseño de una estrategia de diálogo intersectorial para el intercambio y circulación de bienes y servicios culturales”, así como también “realizar estudios sobre el impacto de la industria cultural en los países iberoamericanos desde una perspectiva de juventud”.

Uno de los puntos más relevantes para nuestro sector ha sido que se determine que la Música sea considerado como el mejor medio/espacio para el encuentro, diálogo y cohesión de los jóvenes de Iberoamérica.

La conversación estuvo también fuertemente marcada por la participación de los jóvenes en el uso de la tecnología y las principales brechas digitales del continente: la conectividad; las competencias digitales; y la producción de contenido en español.

Dentro de las propuestas de trabajo se avanzó en algunos puntos claves, los cuales se desarrollarán durante todo el 2017 para contar con un plan aprobado en la XXV Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno, la cual se realizará en Chile y tendrá como tema central a los jóvenes.

Además del acortamiento de las brechas digitales, se discutió sobre la elaboración de un reglamento que apele a la reciprocidad diplomática entre los países para favorecer la obtención de visas de trabajo para artistas y gestores culturales a un valor considerablemente más reducido y articulado en conjunto. Esto también asociado a la actualización de los reglamentos internos de cada país para favorecer la comprensión de la actividad productiva en la lógica de carga impositiva y el sistema arancelario asociado a las aduanas. Consideraciones que vendrán a generar mayores facilidades para la circulación y movilidad de bienes y servicios, sin considerar aún los instrumentos de fomento para este fin (tales como ventanilla abierta del CNCA y el programa de movilidad de Ibermúsicas).

Otro de los puntos relevantes fue lo relacionado al Patrimonio Inmaterial y su vinculación con la producción de nuevos contenidos como elemento distintivo que le otorgue competitividad a los bienes y servicios culturales iberoamericanos dentro de un mercado global.

Para este último punto, he tenido la oportunidad de proponer la creación de una Cartografía Iberoamericana de géneros Musicales tradicionales y sus familias musicales, identificando la célula rítmica y estructura melódica y armónica de las diferentes músicas del continente, permitiendo evidenciar la riqueza musical de nuestro continente, pero al mismo tiempo generar una difusión y conservación de ese patrimonio musical.

La construcción de esta línea de base, para que desde ahí los jóvenes puedan desarrollar innovación y experimentación, fue muy bien recibida por el equipo de musicólogos e investigadores del Ministerio de Cultura de Cuba, quienes son por estos días anfitriones del II Foro Iberoamericano de Musicología, financiado por Ibermúsicas, por lo que los compromisos para avanzar con acciones concretas de cara al plan estratégico ya comenzaron a elaborarse.

La redacción de este plan se trata por cierto de un gran desafío, el cual sólo se puede desarrollar con el esfuerzo mancomunado de países y expertos globales, para lo que afortunadamente tenemos antecedentes contundentes que promueven al sector de la música como una industria que genera un gran aporte a la economía de los países a la vez que una sentido de arraigo, aportando valor a otros procesos sociales y productivos.