Este mundo no ha encontrado una solución más eficiente para el desarrollo de sus economías y sociedades que vivir en ciudades. Aunque para muchos el sueño es vivir en el bosque, ciertamente eso no podría ser posible (o al menos 100% sustentable para todos) si es que no ubiera un gran grupo de personas dispuestas (o obligadas, pero eso ya es otro debate) a vivir todos “apiñados” en la ciudad.

Es por eso que las ciudades son tan importantes, su quehacer económico es pieza clave y su vida cultural: fundamental. Las ciudades son las que nos hacen ciudadanos, con las características geomorfológicas del territorio que las moldea y con el componente cultural que las diseña. Las moldeamos a nuestro antojo, pero llega un punto donde son las ciudades las que nos moldean a nosotros.

 

Así LA CIUDAD se transforma en la unidad productiva por excelencia para el desarrollo de la Economía Creativa, exponiendo potencialidades que son propias de su historia y devenir social, económico y cultural.

 

Sin embargo, en el camino, y a pesar que todas las ciudades tienen su vocación propia, se ha transformado en una aspiración para muchos gestores del sector música (como si se tratara de un certificado al éxito de las escenas culturales), tener ciertos territorios que puedan ser reconocidos como Ciudades Musicales. (ver post BOmm y Music Cities Convention).

Esta tendencia se ha construido en base a ciertos exitosos ejemplos de gestión territorial y política publica, combinados con una prominente escena cultural que viene desde la ciudadanía o sector privado. Ejemplos como la ciudad de Montreal son emblema para este desarrollo. Lo que han generados nuestro colegas en Inglaterra con Liverpool (ver post Sound City) y Brighton (ver post The Great Escape) por ejemplo también es digno de estudiar.

 

Así, se configura una suerte de DECÁLOGO de las condiciones o atributos que debe tener una ciudad para ser declarada una Music City, los cuales pasamos a enumerar y analizar:

  1. Se reconoce el valor económico en la música.
  2. Construye una industria cohesionada, incluidos los artistas.
  3. Conoce su propia producción cultural
  4. Posee una fuerte conexión con el Gobierno y los “Policy Makers
  5. Establece un Jefe de Oficina de Promoción y Desarrollo de la Música de la ciudad , articulada con un Directorio de Expertos.
  6. Identifica con claridad cuales son sus metas locales.
  7. Se pone de acuerdo respecto a que significa tener “éxito” en la gestión.
  8. Diseña su estrategia basada en la experiencia de otras ciudades.
  9. Cohesiona a múltiples comunidades, no solo músicos y artistas.
  10. Mide el impacto y aboga por el desarrollo de manera global.

 

A este decálogo desarrollado por nuestro amigos ingleses y expuesto en BOmm este año, nos atrevemos a agregarles otros 10 puntos:

  1. Entiende el impacto de las industrias culturales en el Turismo y en la generación de valor agregado.
  2. Diseña su planificación territorial pensando en el desarrollo de los emprendimientos culturales y creativos.
  3. Entiende y potencia la interdisciplinariedad del sector creativo.
  4. Tiene normativas y ordenanzas que protegen y promueven la creación y el desarrollo de productos y servicios culturales.
  5. Tiene una estrategia para la Economía Nocturna o la Night Time Economy.
  6. Posee un departamento de Juventud fortalecido y una política de integración social basada en la cultura.
  7. Promueve el desarrollo del patrimonio histórico (arquitectónico e inmaterial) incentivando su vinculación con la innovación.
  8. Posee una fuerte vinculación con Universidades y Establecimientos educacionales.
  9. Posee una institucionalidad local con políticas participativas y una ciudadanía organizada y con capacidad de diálogo propositivo permanente.
  10. Se propone una agenda de trabajo a largo plazo, para el fortalecimiento de su infraestructura y servicios para el desarrollo artístico-cultural.

 

Según estos parámetros: ¿Cuáles de las ciudades de Latinoamérica crees que están cerca de ser declaradas Music City? ¿Existe alguna otra cualidad que deba tener una Music City para Latinoamérica? Dejamos las preguntas para el debate.

 

Ricardo Lira Araya @ricardolira_a